Gran exportación y pobreza, las dos caras de un país

La Comisión Económica para América Latina (Cepal) pronostica que este 2013 Paraguay aumentará su exportación en un 33 %. La fuerte expansión de la soja y la carne marca una tendencia que superará los niveles que están teniendo otros países de la región, lo cual es saludable, por un lado, pero por otro también encabezamos el ranking de países del hemisferio con mayor desigualdad social.
Sería como decir las dos caras de una moneda. Es decir, existe un Paraguay que prospera aceleradamente, pero al mismo tiempo subsisten inequidades en la distribución de la riqueza generada. Economistas y expertos reunidos en la Universidad de Rosario, en Bogotá, Colombia, hicieron un pormenorizado análisis de un periodo comprendido entre 1990 y el 2010. El informe resalta el caso de nuestro
país, con un indicador negativo de 13.1 %.
“Una realidad bastante clara es la repartición actual de la riqueza, la generación de programas sociales compensan la extrema pobreza. Y aunque no solucionan el problema, son complementarios para lograr el crecimiento económico”, manifestó la economista de la Fundación en Desarrollo, Hilton Giardina.
Es evidente que a nivel país se están haciendo esfuerzos y se apunta a equilibrar el problema de la inequidad existente. En el Congreso acaba de establecerse un nuevo régimen fi scal, mediante el cual el agro aportará 320 millones de dólares más al Estado, por el Iragro y la generalización del IVA.
Es estimulante naturalmente que nuestros comodities cada vez sean más solicitados en los mercados mundiales, que nuestra carne sea más apetecida en el exterior y que otros rubros también estén en auge localmente, como el sector inmobiliario, que está convirtiendo en una especie de vedette al Paraguay en cuanto a inversiones. Cada vez se ven nuevas obras que están surgiendo en diversos
puntos del territorio nacional.
Si se estima que el crecimiento económico este año se situará en alrededor del 13 o 15 %, eso se irá refl ejando en los sectores marginadosParalelamente a la creación de mano de obra en el sector privado, el Estado debe poner su parte en acciones sociales para “atacar” esos bolsones con programas de promoción para los/as jóvenes y adultos. No solo hay que llegar con asistencia, sino también con educación mediante la apertura de centros educativos con énfasis en los ofi cios y la formación de técnicos medios, que permitan a ese gran sector informal incorporarsecon mejores oportunidades al mercado formal. 
De hecho, el presidente Horacio Cartes, por lo menos en 10 ocasiones dijo en su discurso de asunción al mando que la lucha contra la pobreza era una de las tareas prioritarias desde el Gobierno. Se está en la buena senda para lograr el objetivo de un crecimiento económico con equidad. Existen sufi cientes técnicos que están trabajando en ese tema.
Hay casi una mitad de la población paraguaya que merece la atención, sin dejar de lado igualmente a esos productores y iudadanos que gerencian honestamente empresas que movilizan la economía y generan riqueza.
Indudablemente, estos son imperativos para este tiempo en el Paraguay.

Archivo de Noticias

Gente de Prensa