Hay que incentivar la inversión para evitar un estancamiento

Hay síntomas que están inquietando a agentes económicos del país, que señalan un posible estancamiento debido a la lentitud que se observa en llevar adelante proyectos de obras públicas y la falta de un mayor incentivo a los productores en general.

Sin embargo, suele ser cíclico que a estas alturas del año, haya una ligera retracción de la economía para volver a tomar impulso en el segundo semestre del periodo. Dentro de todo, las perspectivas continúan siendo favorables pese a los rigores climáticos que están afectando a vastos sectores ribereños de la República, lo que también obliga al Estado a distraer sus esfuerzos y parte de sus recursos a asistir a los damnificados.

Ante esta circunstancia, más que nunca es prioritario orientar los esfuerzos hacia la inversión externa e interna. Cuánto más oportunidades existan, los efectos y síntomas de estancamiento habrán de ir disipándose.

Las estadísticas muestran por ejemplo que en el 2013 el sector privado invirtió más de 5.300 millones de dólares, en tanto que el segmento público lo hizo por un monto de 900 millones de la moneda estadounidense.

La cifra fue extraordinariamente importante para el Paraguay el año pasado, que lo situó de vuelta entre los de más alto crecimiento en la región. Y entendemos que este ritmo no debe decaer, más aun si los actores muestran disposición y se dan las condiciones para que las perspectivas no sean revertidas.

Igualmente el resultado del 2013 es una muestra de la confianza que le dieron los empresarios, desde los pequeños, medianos y grandes para abrir y expandir negocios. De esto también dependerá que los programas para disminuir la pobreza y marginalidad disminuyan, conforme al cronograma oficial.

Tanto el Ministerio de Hacienda como el Banco Central, así como los miembros del Gabinete tienen que dar la lectura correcta a la marcha actual de la economía y, si fuere necesario, hacer los ajustes necesarios. Lo que si se nota es la sobre liquidez existente en el sistema financiero y el bajo nivel de endeudamiento que tiene la población.

Esta coyuntura debería merecer un análisis y la toma de medidas por parte de los encargados de la política monetaria. La situación, en alguna medida puede conspirar contra la expansión de la inversión en la micro y macro economía.

En este contexto por ejemplo, se puede citar el anuncio de que en el departamento Central se iniciarán trabajos para el establecimiento de un Parque Industrial, que posibilitará el surgimiento de un polo de desarrollo productivo, con la consiguiente cadena de beneficios que reportan este tipo de emprendimientos en el mediano plazo para el país.

El Paraguay sigue siendo atractivo para la inversión. Y que esté caratulado entre los de economía emergente tiene que ser una imagen que continúe recorriendo el mundo para provecho de todos los que habitamos esta República.

Archivo de Noticias

Gente de Prensa