Desde el frente

imagen1

Y para qué queré que te diga otra cosa, estimado Perú, pero en estos días que pasaron y siguen pasando, se enrareció el ambiente, como dicen en el noticiero. Y no es luego fácil elegir un comienzo del asunto porque fue tal la ensalada que se armó que vo terminá nomá luego medio turulato.
Y no si fue por el tema del aipo guerra de grafiti en que por un lado unos jóvenes le trajeron de vuelta a Stroessner y encima nomás ya otro grupo le puso el dictadura nunca más. Y te digo, no si fue eso o luego la baleada jefe que le dieron a la radio de Magdaleno Silva y enseguida nomás ya el llanto y el pedido por la tele de Elvio López, intendente de Yby Yaú, rogando que el Magdaleno no ordene su muerte. Menos mal que la paz y la tranquilidad volvió, aparentemente, porque el estimado Magdaleno le repitió a la Mabel Rehnfeldt que todo bien, que el Elvio no tiene que preocuparse porque aipo más allá de que él tiene casi como dos mil personas que pueden acribillar a quien él designe, que eso no va a pasar. No te estoy inventando naaada, Perú, así ko fueron las palabras, transparente fue el muchacho y por eso digo que el Elvio se habrá tranquilizado.
Pero en medio, o cruzado, o al costado de todo esto, vinieron los días del enfrentamiento de las Fuerzas de Tarea Conjunta con el EPP, así inicialmente, pero luego como esas células nunga que vo ve en el aparato ese, había sido que el EPP se dividió y así apareció la ACA y al final las Fuerzas se enfrentaron con estos últimos ha oiko la helicóptero veve, la batalla campal y llegaron nomás las noticias de las primeras muertes. Por supuesto, en las redes sociales oiko avei la guerra verbal como siempre: desde el que plantea meterle bala a tutiplé a los del EPP, ACA o algo parecido hasta el que ya no sabe si estaba en Paraguay o en Vietnam, así por un milagro raro del reloj que no tuvo tiempo.
Y ya que había como un entusiasmo con esto de meter bala, hacer mbokapu porque eso es lo que vemos, escuchamos, leemos a toda hora, la modelo Maga aportó también al tema. Menos mal que ella también aclaró que si quería matar lo iba a hacer porque ella se entrena luego, o sea, practica tiro y no es que tiene el arma así como adorno nomás. Y así andamos, Perú, en este Paraguay. Yo te digo que luego va a ser muy difícil armar un ambiente un poco más tranquilo, menos violento, así en todo: en la manera que hablamos, en la forma en que recurrimos al matar al otro de pura buena onda. Por ahora, es como si todos estuviéramos hablando desde el frente de batalla.

Archivo de Noticias

Gente de Prensa